“Educar al niño con amor y entregarlo en libertad” R. Steiner

Hace unos días, las alumnas de 1º de Educación Infantil visitaron la Escuela “El puente azul”, situada en las afueras de Valladolid.

La característica principal de este centro es que cuenta con una metodología “Waldorf”, cuyos principios básicos están cimentados bajo la enseñanza libre del niño, el cual aprende a su propio ritmo, mediante mecanismos tanto de imitación como de descubrimiento y utilizando materiales de juego totalmente naturales.

La pedagogía Waldorf nace en Europa, en un momento en el que se buscaban nuevas orientaciones sociales. Emil Molt se dirigió a Rudolf Steiner y le pidió que le ayudara en la construcción de una escuela para los hijos de los obreros de su empresa. Seis meses más tarde, en 1919, se abrieron las puertas de la primera escuela Waldorf en el mundo.

En nuestro país, la primera escuela se inauguro en 1979 en Madrid y, desde entonces, este movimiento no ha parado de crecer, abriendo centros en numerosos lugares como por ejemplo aquí, en Valladolid, donde tenemos una Escuela Infantil y una Escuela de Primaria.

A nuestra llegada fuimos recibidos por la directora, que nos explicó brevemente la historia, tanto del centro como de la metodología utilizada, para más tarde mostrarnos el aula y la parte práctica de dicho aprendizaje. En el Jardín de Infancia Waldorf Valladolid se le da especial importancia al ambiente, el ritmo del alumno, la capacidad de imitación, el juego libre, los materiales naturales, las actividades artísticas y artesanales, el contacto con la naturaleza, las familias…

Destacamos del centro que busca crear un ambiente cálido y hogareño, alegre y sano, tranquilo y respetuoso, lleno de afecto y cariño, donde niños de diferentes edades conviven en el mismo aula y pueden relacionarse mutuamente, potenciando así todas sus capacidades. El ritmo de la escuela es armonioso, puesto que se alternan actividades tanto de expansión como de concentración, organizando las clases de forma rítmica y espaciadas en el tiempo, es decir, una semana se cocina pan, otra se hacen manualidades con acuarelas, dibujo, música… y todo ello “sin prisa”, dando al niño el tiempo que necesita.

Esta es una metodología que divide al niño en periodos evolutivos de siete años, dando especial importancia al desarrollo de su parte más artística y creativa,  ya que todo esto le ayudará a encontrar diversos caminos y soluciones para el futuro.

La pedagogía Waldorf utiliza juguetes sencillos, poco elaborados y en su mayoría de procedencia natural (textura, color, olor, peso, volumen…) puesto que, de esta forma, el niño puede experimentar el desarrollo de sus percepciones desde un punto de vista “real”.

El centro educativo de Valladolid también dispone de un jardín, el cual permite que los niños aprendan a relacionarse con la naturaleza al mismo tiempo que también les da la oportunidad de correr, saltar, mojarse, trepar, sentir el aire fresco… Todo un mundo de aprendizaje y crecimiento.

IMG_20180518_112336

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s